Crea tu propio huerto urbano en casa

Cada vez más personas optan por cultivar sus propios alimentos en casa. Adaptar un huerto al entorno urbano puede ser una tarea complicada, pero con creatividad y estos consejos lograrás encontrar en tu casa el espacio perfecto para ver crecer tus primeros tomates.

¡Empezamos!

 

No es necesario disponer de un gran terreno para crear tu propio huerto en casa, solo necesitar saber adaptarte a las posibilidades que ofrece tu hogar y tener en cuenta los materiales que necesitarás. Puedes empezar por cultivar hierbas aromáticas para después ir incorporando otras verduras. Poco a poco y utilizando el método de ensayo y error, podrás convertir cualquier espacio urbano, ya sea interior o exterior, en un pequeño huerto en el que producir alimentos propi

     1. El Espacio

Lo primero que debes tener en cuenta antes de nada es el espacio, tanto el que tienes disponible, como en el que quieres situarlo. No requiere lo mismo un pequeño huerto aromático en la cocina que un huerto urbano que decore un espacio interior de tu casa, la elección del tipo de plantas, por ejemplo, sería diferente.

Si eliges la opción de un huerto de interior, puedes aprovechar una pared e instalar una barra con ganchos en la que colgar tus plantas y herramientas.

 

Si tienes la posibilidad de utilizar una terraza, que sería la opción ideal, puedes disponer de una estructura horizontal a base de palés, cajas o incluso maderas.

Si optas por utilizar un balcón, ya que este espacio es más reducido lo ideal es aprovechar la verticalidad para poner jardineras rectangulares que puedan albergar una buena cantidad de hierbas o vegetales.

     2. Estructuras y recipientes

Estructuras: Como decíamos antes, una estructura a base de madera, cajas y maceteros puede suponer una gran oportunidad para disponer de un gran espacio donde plantar varios de tus vegetales.

Palés: Bien aprovechados se convertirán en una estructura llena de hojas, tallos y flores.

Macetas: En el suelo si son muy grandes o ancladas a la pared si son pequeñas.

Sacos: Al igual que las macetas, dependiendo de su tamaño, grandes en el suelo y pequeños para la pared son un buen sistema de almacenaje.

Elementos reciclados: si prefieres optar por reutilizar materiales y reciclar, además del ahorro que supondrá en tu gasto en materiales, puedes utilizar un sinfín de cosas para plantar tus vegetales: botellas de plástico, balones viejos o botas que ya no se utilizan pueden ser ideas estupendas.

 

 

     3. Materiales

Tierra y sustrato: el humus es perfecto como abono. Échalo sobre la tierra para abonar correctamente tus plantas.

Materiales de trabajo: una pala, un rastrillo y una regadera son suficientes para poder trabajar cómodamente en tu huerto urbano. La opción de regadera reciclada y lowcost  puede ser una botella de plástico con agujeros al tapón para que el agua caiga.

 

     4. Semillas o Brotes

Antes de plantar nada, es importante que te informes sobre la temporada de cultivo de cada planta. En cuanto a la elección de semillas o brotes, puedes optar por comprar semillas, aunque los brotes son más rápidos y sencillos de cultivar.

 

     5. Mucha Luz y Agua

Ya sabes que las plantas precisan de luz y agua para que crezcan fuertes, siempre en la cantidad justa y sin pasarse, así que asegúrate de que el espacio que elijas para colocarlas sea un espacio en el que tus vegetales tengan la luz que necesitan.

 

¿Te animas a crear tu propio huerto urbano? Solo por la ilusión que hace utilizar tus propias plantas para cocinar, merece mucho la pena.

¡Y la comida sabe mejor!

 

Si te has quedado con ganas de más, entra en nuestro blog y consulta nuestros anteriores posts. Si, por otro lado, estás deseando ponerte manos a la obra y cambiar la decoración de tu hogar, en Mobelpark, tu tienda de muebles en Asturias, podrás encontrar un equipo de profesionales, que te asesorará.

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,