Monthly Archives: junio 2023

La regla del 3: La clave para una decoración equilibrada

En el mundo del interiorismo, existe una regla básica que se aplica a la decoración de cualquier estancia: la regla del 3. Esta regla no escrita consiste en agrupar los elementos decorativos en grupos de tres para dar al interior una sensación de equilibrio y armonía.

¿Por qué funciona la regla del 3?

Las explicaciones se pueden encontrar en la psicología visual. Nuestros cerebros procesan la información de manera más eficiente cuando se presenta en grupos de tres. Esto quiere decir que cuando vemos tres objetos juntos, nuestro cerebro los interpreta como un patrón y los recuerda con más facilidad que si estuvieran, por ejemplo, solos o en pareja.

Además, la regla del 3 también funciona desde un punto de vista estético, agrupar elementos en grupos de tres logra equilibrio visual y una sensación de plenitud en la habitación. Cuando se usan dos artículos, es fácil atraer la atención más sobre uno que sobre otro, lo que puede causar molestias. En cambio, el ojo se mueve naturalmente de uno a otro con los tres objetos, creando una sensación de fluidez y equilibrio.

 

 

 

 

 

 

¿Dónde se puede utilizar la regla del 3?

Se puede aplicar a cualquier elemento decorativo, desde cojines hasta cuadros, pasando por lámparas, jarrones o velas. Eso sí, es recomendable que estos tres elementos tengan algo en común, ya sea estilo, material o color. Esto creará una unidad visual que hace que los elementos funcionen como un todo, de lo contrario tendrá el efecto contrario y no obtendremos el resultado deseado en nuestro diseño.

 

 

 

 

 

 

En conclusión, la regla de 3 es una herramienta básica que podemos utilizar en cualquier proyecto de interiorismo, sin importar el estilo que queramos conseguir en el diseño. Y como hemos visto, agrupar elementos en grupos de tres crea una sensación de equilibrio y armonía que hace que cualquier habitación sea más acogedora y visualmente más atractiva. La próxima vez que decores tu hogar, prueba a aplicar esta regla y ¡notarás la diferencia!

Consejos para decorar tu casa en verano

Cambiamos de estación y damos la bienvenida a la calidez y la magia de los meses de verano. Aunque, como ya sabéis, para disfrutar más del sol y hacer frente a las altas temperaturas en casa, es necesario adaptarse y hacer cambios en diferentes estancias. Afortunadamente, un escenario así siempre trae consigo una gran oportunidad para hacer guiños decorativos a la temporada que acaba de comenzar.

Para ayudarte y basándonos en nuestro conocimiento y años de experiencia, vamos a destacar algunos puntos clave que le darán un nuevo aire a tu hogar. Solo necesitas aplicar unos sencillos trucos y tendrás estancias únicas llenas de vida. ¡Ya verás que fácil es!

El blanco será tu mejor aliado

Mucha gente piensa que el color blanco es la garantía de triunfo en la decoración del hogar. Y tienen razón, porque es una apuesta segura, especialmente durante los meses de verano. Sinónimo de vitalidad y frescura, este color representa esta hermosa estación como ningún otro. Además, es muy fácil combinarlo con los accesorios textiles de las diferentes habitaciones.

No tengas miedo de mezclarlo con otros tonos claros y suaves, porque además de dar mucha luminosidad y frescura, todos aumentan la luminosidad del blanco. Puedes elegir prendas de flores y colores más frescos y enérgicos y otras de temática más divertida y veraniega. Incluso te recomendamos salvar el estilo marinero, combinando el blanco con una completa selección de azules. ¡Imagina y crea!

 

 

 

 

 

 

Cuanto más espacio mejor

La temporada de verano es la oportunidad perfecta para ambientar y quitarle peso a tus espacios interiores. Para lograrlo, deberás retirar únicamente aquellos muebles u accesorios que no sean imprescindibles. Al mover los muebles y reorganizar el espacio, sentirás una sensación de ligereza cada vez que entres en tu casa. Elegir objetos simples  permite liberar mucho el espacio visual en el interior. Notarás que cuando quitas ciertos artículos, inmediatamente disfrutarás de un ambiente más agradable con habitaciones mucho más aireadas y limpias.

Textiles ligeros

En verano debes buscar materiales que transpiren mejor y no retengan el calor como es el caso de tejidos más cálidos, como el terciopelo o la lana. La ausencia de tejidos pesados ​​da una sensación de bienestar, que se agradece en los meses de verano.

No olvides dejar entrar la luz eligiendo cortinas largas con buena tela y colores vivos. Te recomendamos utilizar fibras naturales como el lino o el algodón, estas telas te ayudarán a mantener la casa fresca.

 

 

 

 

 

 

Las plantas y las flores serán tus aliados

El verano es la época perfecta para agregar un poco de naturaleza al interior. Ya sea una planta verde en el baño, plantas aromáticas en la cocina o un bonito tulipán en el salón. ¡Todos aportan frescura al interior!

También realizan la tarea de oxigenar el ambiente y de crear zonas con mayor humedad. Las flores y plantas de interior hacen que las habitaciones sean más cómodas y las animan. Incluso deberías plantearte combinar las flores con un estilo rústico. Los muebles o complementos de madera y otros materiales naturales como el mimbre o el bambú, harán que tu hogar sea más confortable.

     

 

 

 

 

 

¡Saca el máximo partido a tu hogar!