La madera es un material fundamental en nuestra casa y en nuestros muebles; está presente en prácticamente todas las estancias: salón, cocina, habitaciones e incluso en el baño. No solo aporta gran calidad, sino también mucha elegancia ya que viste las estancias y hace de la casa un lugar más acogedor.

El principal problema de este material, es su mantenimiento: requiere cuidados y una limpieza concreta para que no aparezcan problemas de oscurecimiento, agrietamiento, y en casos más severos, las conocidas termitas que producen esas características oquedades.

No es necesario renunciar a tener muebles, suelos, vigas y demás elementos de madera en nuestra casa por miedo a el gasto que pueda suponer su mantenimiento; hay pequeños trucos caseros efectivos a la par que económicos, que te darán el mismo resultado que muchos productos especializados de elevado precio.

madera

 Aquí van algunos trucos:

1. Claras de huevo contra la sequedad: Si se te ha resecado la textura de la madera y ha perdido brillo, has de batir claras de huevo a punto de nieve, añadirles una cucharilla de amoníaco y aplicarlo sobre la superficie. Has de pasar esa zona con un paño seco y ¡voilà! el brillo y la textura del primer día.

2. Aceite de almendras contra la sequedad: Como sabrás, el aceite de almendras es un producto muy beneficioso en cuanto a cosmética ya que nutre nuestra piel de manera especial. Ese aceite hace el mismo efecto en la madera, ya que es muy útil para reparar grietas y sequedad, a la vez que aportarle un brillo resplandeciente. Solo tienes que mezclar en un bote, la mitad de aceite puro de almendras y mitad de agua, y aplicar esta mezcla con un algodón sobre la superficie a tratar.

3. Vinagre y aceite para la limpieza: El vinagre es y ha sido siempre uno de los productos fundamentales en limpieza y desinfección. Para limpiar nuestros muebles o suelos de manera efectiva, has de mezclar en un recipiente la misma cantidad de vinagre de vino y aceite de oliva, y batir. Después, humedece un paño con esta mezcla, frota y deja secar. Para aportar brillo final solo queda aplicar la mezcla de aceite de almendra y agua.

4. Vaselina contra las marcas. Cuando nuestro mueble o suelo se haya rayado, este problema se soluciona fácilmente aplicando una capa gruesa de vaselina intentando que cubra la rayadura en profundidad, y dejando actuar 24 horas para luego eliminar el exceso de la vaselina y volviendo a encerar de nuevo.

5.  Amoniaco contra el moho. Este problema suele afectar a los muebles de la terraza o el jardín por estar expuestos a la intemperie, especialmente en los meses fríos. Para solucionarlo y devolver al mueble su buen aspecto, has de impregnar un paño con amoniaco diluido en agua y frotar enérgicamente la zona hasta que quede limpio.
 
 Aparte de seguir estos trucos, no has de olvidar que poner mantel en las mesas, utilizar posavasos, evitar que se derrame cera de vela, e hidratar de vez en cuando, alargarán la vida y el buen aspecto de tus muebles.

 

Tags: , ,
Share: 0