¿Cómo elegir las alfombras de mi hogar?

Una de las claves para convertir una casa en un hogar son los textiles. Poner unas buenas cortinas, vestir los suelos con las alfombras adecuadas, escoger unos cojines o unas mantas para colocar sobre el sofá son pequeños detalles que harán de tus habitaciones, estancias  acogedoras y le añadirán un plus de diseño que complementará al mobiliario.

Sisal

Sisal.

Pero a veces, escoger las alfombras es complicado. Y probablemente, la dificultad radica en el material del que estén hechas. Este marcará su confort, su facilidad de limpieza y en muchos casos, también será clave en la imagen estética que resulte. Para ayudarte, vamos a darte las claves sobre los distintos materiales y que así puedas vestir tus suelos de la forma más adecuada.

Alfombras de sisal y algas

Las alfombras de fibras vegetales como sisal o algas son de las alfombras más resistentes. Si tienes niños o mascotas, no lo dudes: son para ti. Tienen una alta resistencia a las manchas y el material del que están hechas facilita su limpieza. Además, no tienen un alto coste, lo que hace que la podamos sustituir de una forma más frecuente. Y una cosa más a su favor: son las más adecuadas para las personas alérgicas.

Alfombras de lana

Alfombras de lana

Alfombras de lana

La lana es, quizá, la alta gama de los materiales de las alfombras. De precio más elevado, aportan un alto confort: son suaves y aislan del frío y del calor. De hecho, unas buenas alfombras de lana pueden suponer un descenso del consumo energético en el hogar. Aunque su limpieza no es tan sencilla como las de sisal o algas, tienen una buena resistencia a las manchas.

Alfombras de vinilo tejido

Las alfombras de vinilo tejido tienen un gran punto a su favor: son lavables, puedes limpiarlas con agua y productos de limpieza, son resistentes a la lejía y a otros productos corrosivos. Son los todo terreno de las alfombras.  Repelen el polvo y los pelos de animales, características que las hacen especialmente adecuadas para las personas que padecen alergias. Y un detalle más: si tienes calefacción radiante es tu alfombra, ya que permiten el paso del calor. Son antideslizantes y muy resistentes, por lo que tienen una alta durabilidad.

Alfombras sintéticas

La gama de alfombras fabricadas con materiales sintéticos es muy amplia: desde las acrílicas hasta las de nailon o poliester. En general, hablamos de alfombras  resistentes y duraderas, que absorben poco la humedad y se limpian con relativa facilidad. Las que más se asemejan a la lana son las acrílicas, que además son más asequibles. Como contra, no son tan dúctiles como las de lana y los muebles pesados pueden dejarlas marcas y rozaduras.

Las de polipropileno son otro tipo de alfombras sintéticas. Se trata de un material impermeable, muy adecuado para las personas alérgicas, aunque debe ser aspirado de forma frecuente. El nailon es el material sintético más utilizado y si tiene una ventaja que sobresale por encima de las demás es por sus resistencia. La versión más económica del nailon es la alfombra de poliester. Como contra: es menos resistente.

Con este pequeño resumen ya estás preparado para salir a comprar la alfombra que mejor se adapte a tus necesidades.

Tags: , ,
Share: 0