Cada vez se hacen las viviendas más pequeñas, lo que hace que los dormitorios tengan un tamaño menor. Y nos encontramos con un gran problema: distribuir el mobiliario del dormitorio sin recargar más de lo necesario la estancia. Así que, ahora vamos a dar 6 claves para ampliar visualmente el tamaño de los dormitorios.

 

Color

Empezamos por el color de las paredes. Tenemos que tener muy en cuenta la elección de los colores que vamos a utilizar, porque dependiendo de los tonos que usemos habrá más o menos sensación de amplitud. Los tonos claros agrandan y los fuertes empequeñecen, por eso la mejor opción es pintar la habitación en tonos claros o no muy fuertes ni cálidos. Pero si no quieres que el cuarto entero sea de un mismo color, puedes pintar una pared en un tono fuerte y los demás en tonos claros, para dar contraste. Si te apetece usar papel pintado, las rayas horizontales hacen que el espacio parezca más ancho.

Es preferible que los techos estén siempre pintados de blanco y nunca en colores más oscuros que las paredes porque daremos la imagen que da es justo la contraria de la que queremos.

 

Mobiliario y ropa de cama

¿Qué pasa con el color del mobiliario y de la ropa de cama? El blanco es el color más recurrente, pero puedes utilizar los colores que más te gusten. El color del 2018 es el ultravioleta, así que podrías jugar a combinar este color. Es un tanto fuerte, por lo que sería mejor usarlo en pequeñas cantidades y mejor en la ropa de cama, cortinas, alfombras u otros complementos.

Luz

En el caso de la luz, hay que aprovechar la luz natural al máximo, porque ayuda a crear una sensación de amplitud. Para ello, las cortinas tienen que ser traslúcidas, claras o no ser muy tupidas. Si las cortinas están colgadas desde el techo, dará la impresión de que los estos son más altos. Si no dispones de buena luz natural, utiliza lámparas poco voluminosas y que la luz sea indirecta. También debe orientarse la cama según la luz.

 

Espejos

Los espejos, otra arma poderosa para que tu dormitorio parezca más espacioso. No sólo son un objeto decorativo, sino que ayuda a que el cuarto sea más luminoso y que sea más profundo. Pero ¡ojo!, no hay que abusar decorando con ellos ni con otros elementos decorativos.

 

 

Armarios

Otro pieza fundamental es el armario. Los mejores son los empotrados, porque así se gana un espacio extra y visualmente son más bonitos. También aquí es mejor que sean de colores claros, cristal ácido o de espejo. En general, los muebles a medida serán la mejor opción para los espacios de tamaño reducido.

 

Puertas

Por último, las puertas correderas serán un gran aliado para esos entornos limitados, porque no restan espacio.

 

Con estos sencillos trucos, tu habitación parecerá mucho más grande de lo que es.